A pesar de que esta tarea es extremadamente sencilla, si no se realiza puede generar muchos problemas. Los canalones son la primera línea de defensa contra la erosión del suelo en torno a su casa. Recuerde que los canalones están instalados para canalizar el agua de la lluvia y no tener cortinas de agua en el perímetro de su casa que pueden acabar saturando el suelo de su casa. Si los canalones están obstruidos o sucios, pueden no realizar correctamente su función y acabar generando estas cortinas que acaban saturando de agua el suelo, que puede llegar a afectar a los cimientos de su vivienda.

Además, si el agua que debe correr en el canalón se encuentra con una barrera generada por hojas, tierra o cualquier otro desecho, se acabará desbordando, con lo que el canalón no estará realizando su función. Y el peso que en ese momento debe soportar el canalón puede ser superior al que debería aguantar y por consiguiente puede llegar a perder la fijación a la pared, incluso partirse, lo que puede suponer un gasto muy superior al de la limpieza del canalón.

Incluso cuando el canalón se atasca por la falta de limpieza, acaba generando una erosión que puede acabar en una pequeña grieta, que con el paso de tiempo y la erosión puede llegar a la ruptura total del mismo.

La correcta limpieza de un canalón evita problemas como el moho, hongos, bacterias, goteras o humedades en la fachada.